domingo, 30 de marzo de 2014

Tras-tornado

No cortan tus palabras,
no cortan tus puñales,
no sangra la poesía
no lloran los segundos
no hablan las palabras
no escuecen las heridas
no luchan papel y mina;
no corre el mar por ti.

No existen los fantasmas
y no se puede adelgazar 
saludablemente y sin depresión 
u otro trastorno de lo que sea
cinco kilos en una semana.

Tú me has cortado
y estoy tratando de reanudar
el discurso de la piel;
tú has sangrado por mí
y has conocido mis lugares 
con menor distancia al núcleo.

Tú hablas cuando canto 
con una guitarra en las venas.
Tú escueces
mucho,
tú escueces
y luchas con mi razón
y corres como mil caballos
con la meta en el mundo.

Y desde hace un tiempo
creo en algún que otro fantasma 
como la recreación de mi mente
de tu manera de coserte a mí
como quien se cose la almohada a un sueño
para que no termine.

Hace un tiempo que me da igual comer sano 
y la váscula dice lo contrario:
tras-tornado.

Pica

(2012)


Pica el molde de la alfombra;
alambre de rosas enjauladas,
enjambres de espinas dorsales.
Dorso versado en tu rostro
arrastrado hacia el alba 
que avisa antes de quedar.
Crepúsculo escondido en furia
de calidez cromática sobria.
Al sordo amargo beso miedoso
van las invisibles cartas
en el viento oscuro detrás
del mar infinito sondeado
de tesoros con tinta cara
por la que romper el silencio 
de luna embrujada
y cercar el espejo del deseo
para desear sin apagar velas
velando un perfume en remolinos
que ya no hieren indefinidos
pero siguen moviendo tormentas
en el baúl presidido y soñado
por el arte del humano;
sinrazones para ser,
sin razones para responder.

miércoles, 26 de marzo de 2014

De medias

Medias solo para correr los límites 
y ser ilegales de tanto usarnos.

Medias quietas, sin metas,
rotas a mordiscos;
enteras en trashumantes casadas.

Naranjas que no se unen en tu ombligo, 
que se parten en tu pecho. 

Yo no soy mitad de nada
pero encajas tan bien en mi cama 
que dudo de mi humanidad como entera.

Y creo que debe haber algún siete capital que se abrió 
cuando te encontré; 

algún roto que tiene la medida del aire que aspiras al besar.

Ella

Ella es ELLA 
quien antes de dormir te recuerda que te quiere con calcetines 
que le pone tu nuca y que tu espalda 
es media fruta madura.

Ella no sabría hacerte daño pero está dispuesta a masacrarse 
por esperar un segundo más con la herida abierta 
gritándole a la sal que se disuelva y a la sangre 
que no salga tan rápido.

Ella sabe amarte partida en dos para desvelarte sus entrañas 
pero le cuesta cuidarse como prioridad. 

Es psicóloga en mil potencias y lidiando con tu bipolaridad 
quizás sea la única que encuentra el margen a tu vida, 
la sala de espera del polo negativo.

Sabe dejar las manos fuera, para recoger la mierda que repeles;
que te sacudes cuando te frustra un mundo de extremos que habla 
antes de leerse, 
antes de entenderse.

ELLA sabe ser ella porque antes 
sabe ser tú,
porque sabe ser sí antes que miedo
sabe ser amor antes que beso;
sabe explotar antes que implosionar
(pero no lo hace).

Ella sabe ser ELLA porque sabe ser tú 
es la debilidad de cualquier musa 
la vértebra clave de tu musica
la cicatriz con que comienza en pentagrama 
para no torcerse al (com) ponerte.

viernes, 21 de marzo de 2014

Indefinidas

 Él guarda mis despertares mientras mi piel se muere por tus caricias.

Me arde la sangre en la queimada de los tequilas que te besé;
fuimos
contenedores ardiendo de poesía .

Nos atamos el corazón antes de la brecha por donde huyen los segundos
y
desde entonces
oigo tus pasospor mis pies,
siento tu risa en mi pecho
y por las noches
soy gato para mis heridas.

sigo viviendo en el tú de ti que aún me susurra versos de otros poetas,
sigo buscando tu mano cuando siento que el viento remolonea por mi piel a 120,
sigo leyendo tu letra entre mis apuntes y sigo
intentando zafarme de las dos putas palabras que
aunque arañe el calendario en 22
y salga a correr sobre mojado
se me siguen clavando en la lengua al ver
tu nombre entre mis letras.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Flores

Las flores saben cómo andarte
pero están sobrevaloradas.


No me cortes el.vello para verme las ideas.
No me edifiques las entrañas de ahogo.
No plantes banderas en.mi pecho
como quien llega a la luna y quiere ver
su marca de lejos.

Sáname con palabras, y si vas a romperme
que sea porque quieres cultivarme, germinarme,
hacerme tu campo de fresas.

No me demuestres, no quiero muestras,
te quiero entera, toda.
Desatar tus mil titanes en torrentes de lava
y florecerte en almendros que no te saben como yo
pero que saben mostrar el rubor de tus mejillas mejor
que cualquier dibujo que yo haga de tus ojos cristalinos cuando
desbordan felicidad y no saben no volverse agua,
río, mar.

Somos un cola-cao salado que nadie bebería;
arcilla que se moldea desde dentro,
barro en suero fisiológico;
somos un mundo a punto de crear
y a punto de estallar

Somos el polvo que nunca verá el mar,
el niño que a hombros es montaña y dinosaurio
somos sal y arena de fondo que se seca
en nuestros pies descalzos.

Flores sobrevaloradas.


lunes, 10 de marzo de 2014

He apagado la luz


Bebo para sentirte el calor en las mejillas
y bailarte en cualquier malasaña que nos inunde la sangre en un vals.

Bebo porque es lo más parecido a ese momento en que
la velocidad no nos quemaba el motor

Bebo esta noche tan sucia de recuerdos y
me limpio la frente de poeta,
me limpio la piel de todos los nombres que ha tatuado
el tiempo
para saber si alguna vez se coló algo más.

Limpio las veces que intenté dibujar el mar
en la coincidencia de nuestros horizontes.

He tamizado la luz que intenta definirme,
con la que intentas definirme;
he apagado la luz
para probarme al tacto antes
de encender el espejo,
y creo que no quiero limpiar los mensajes
que se han empañado en la luna.

No quiero limpiar mi vida porque
todo lo que me sucede al margen,
me ensucia el puño cuando escribo,
y haber escrito es tener algo
que me asegure haber vivido.



martes, 4 de marzo de 2014

A veces creo latirla

Tengo una bandera que ondea sin viento 
tan dentro de mí 
que a veces creo latirla.


La soledad es

como la ropa interior.
Hay gente que se hace bandera de ella
y acaba sucio, roto y sin recambios.

Mi soledad es
como mi ropa interior,
una soledad cómoda;
amable si sabes cómo acariciarla
para que te sueñe,
si sabes cómo soñarla
para deslizarla hasta los tobillos.

Mi soledad siempre se acuesta conmigo
aunque casi nunca
se levanta antes que yo.
Es suave
y aparece cuando estoy sola; cuando nadie me ve;
cuando me visto para ser animal una vez más.

Mi interior no es solo
lo que mi ropa huele.
Mi soledad no es por dentro
lo que visten mis palabras.
Mi ropa;
interior.

Mi soledad no es
más que la soledad bien educada,
que sabe ser mía y a la vez
de un cajón que cambia según cambie
el tamaño de mi soledad.

Mi soledad da de sí;
pero nunca da de mí
si no es conmigo.






lunes, 3 de marzo de 2014

Arquitectura humana


Somos arquitectura en el momento 
en que refugiamos, abrigamos, socorremos 
a otra persona solo con lo que somos




Mis órganos te hacen hueco por dentro
porque fuera no te encuentran;
y rugen antes de tiempo,
rugen sin hambre de otra boca.

Mis yemas son la parte
del ecógrafo que se desliza
viéndolo todo en los caminos
que se me abren de ti.


Nunca podré con tus mounstruos

Acepto heridas por caricias;
las acepto como que has vivido tan dentro de mí
que para salir tienes que abrirte paso
entre mi carne.

Cierra el puño en mi herida,
que tienes tinta todavía 
para algún que otro poema.

Mi piel ya no.
Te tiene ganas.